Cuidar tu piel es importante todo el año, pero cuando más tienes que mimarla y protegerla es ahora en verano.

Alíate con el protector solar adecuado para ti. Porque cada mujer tiene un tipo de piel distinta, si por ejemplo tienes la piel muy blanca el mejor protector será el de factor más alto. Además, si trabajas bajo el sol y no quieres renunciar a estar guapa, existen en tiendas de belleza bases de maquillaje con protección solar.

No te creas los falsos mitos. Como el que dice que al usar un protector solar no vas a conseguir ponerte morena. Eso es completamente falso, a la vez que puede ser de riesgo para tu salud. Si quieres un bronceado bonito y sano, lo mejor es usar ciertos protectores bronceadores.

Otro de los mitos es el de que si vas a la playa pero hay nubes no hace falta usar crema protectora. Aunque esté nublado, los rayos del sol inciden de igual forma sobre la tierra, y por tanto, sobre tu piel.

Cuidar antes, durante y después de tomar el sol

Empieza antes de salir de casa. La crema solar tarda en empezar a hacer su efecto unos 20 minutos, por lo que hay que aplicarla antes de salir para que estés protegida desde primer momento.

Protégete durante todo el día. Puede ocurrir que decidas ir a pasar el día en la playa, por ejemplo, y un error que debes evitar es ponerte crema solamente antes de salir de casa. El bote de crema debe acompañarte durante toda la jornada. Con el agua y el sudor el protector solar termina por desaparecer, por lo que hay que aplicártelo cada 2 horas, además es aproximadamente el tiempo que dura el efecto.

Aftersun para acabar. Tras acabar el día de sol, y después de una buena ducha, tu mejor aliado es el aftersun, perfecto para conservar tu belleza y calmar la piel tras la exposición a los rayos UV.

Pequeños y ancianos, también con protección

No te centres solo en ti. La piel de los niños y la de los ancianos tiene más riesgo de sufrir daños si no se trata adecuadamente. Para empezar ponles crema de un factor muy elevado. No expongas a los niños al sol entre las 11 horas y las 16 horas, el período donde los rayos UV inciden con mayor ferocidad.

Y si de todos modos notas que en tu piel aparecen pecas o manchas que no deberían estar ahí, no dudes en acudir a los especialistas para tratar el problema y evitar que trascienda.

Ya lo sabes, si vas a disfrutar de un gran día en la playa, o si vas a trabajar al aire libre, no te separes del bote de crema protectora, tanto para ti como para los tuyos.