El verano ya llegó, y con él las vacaciones. Pero en vez de optar por las vacaciones convencionales de todos los años, ¿te has planteado alguna vez la posibilidad de realizar un retiro de yoga? Se trata de una experiencia única y muy beneficiosa para ti, puesto que te ayudará a desconectar de la rutina, del estresante día a día y recargar energías mientras aprovechas al máximo tu tiempo libre. Además, estarás en plena naturaleza, algo que sin duda te ayudará a desconectar y a disfrutar todavía más de esas vacaciones que tanto te mereces.

 

Mucho más que yoga

Lógicamente, el yoga es la principal atracción de estos retiros con los que podrás restablecer tu cuerpo y mente, pero no la única. Por ejemplo, la alimentación, una cuestión que no siempre valoramos como deberíamos y que te ayudará en el retiro. Aunque estés acostumbrada a un tipo de dieta específico nunca es tarde para probar nuevas cosas, y una de las claves de los retiros de yoga es la alimentación. Predominan los alimentos vegetarianos, muy importantes para ese reinicio interno que buscamos, y las bebidas alcalinas con las que equilibrar el PH.

Y aunque lo de retiro te suene a que vas a estar sola -o contigo misma- buscando la paz interior, la verdad es que los retiros nos sirven para conocernos mejor, pero también para conocer mejor al resto de participantes, tanto alumnos como profesores. Durante la convivencia vivirás en un mundo a parte, reforzarás tus lazos con esas personas, unas amistades que a partir de ahora te acompañarán para siempre, aunque sea desde el lado espiritual. Una vez acabado el retiro no serás la misma persona, habrás cambiado a mejor.

Otra de las ventajas de participar en un retiro de yoga es que podrás incluir sesiones de mucha más calidad que las del gimnasio. No es lo mismo practicar yoga en un horario determinado que tener todo el día para hacerlo, lo que te permite incluir pranayamas, mantras, visualizaciones o meditaciones guiadas. La combinación de distintos estilos de yoga (vinyasa, iyengar, ashtanga) es toda una experiencia para el alumno. Puedes aprovechar para meditar al amanecer o al atardecer, algo que en tu día a día no siempre es posible, o meditar en plena naturaleza.

Por último, conviene decir que estos retiros son aptos tanto para las que ya lleváis más tiempo practicando yoga como para principiantes. No hay un nivel mínimo para participar en un retiro de yoga, cualquier persona puede participar en ellos. Las sesiones se adaptan al nivel de cada participante.

Por todo ello, una vez acabado el retiro notarás tu cuerpo y tu mente más equilibrados, te habrás relajado, tendrás nuevas energías y será una experiencia inspiradora, de aprendizaje pero también compartida con el resto de participantes.