Aprende a cuidar tu piel en verano

Aprende a cuidar tu piel en verano

Cuidar tu piel es importante todo el año, pero cuando más tienes que mimarla y protegerla es ahora en verano.

Alíate con el protector solar adecuado para ti. Porque cada mujer tiene un tipo de piel distinta, si por ejemplo tienes la piel muy blanca el mejor protector será el de factor más alto. Además, si trabajas bajo el sol y no quieres renunciar a estar guapa, existen en tiendas de belleza bases de maquillaje con protección solar.

No te creas los falsos mitos. Como el que dice que al usar un protector solar no vas a conseguir ponerte morena. Eso es completamente falso, a la vez que puede ser de riesgo para tu salud. Si quieres un bronceado bonito y sano, lo mejor es usar ciertos protectores bronceadores.

Otro de los mitos es el de que si vas a la playa pero hay nubes no hace falta usar crema protectora. Aunque esté nublado, los rayos del sol inciden de igual forma sobre la tierra, y por tanto, sobre tu piel.

Cuidar antes, durante y después de tomar el sol

Empieza antes de salir de casa. La crema solar tarda en empezar a hacer su efecto unos 20 minutos, por lo que hay que aplicarla antes de salir para que estés protegida desde primer momento.

Protégete durante todo el día. Puede ocurrir que decidas ir a pasar el día en la playa, por ejemplo, y un error que debes evitar es ponerte crema solamente antes de salir de casa. El bote de crema debe acompañarte durante toda la jornada. Con el agua y el sudor el protector solar termina por desaparecer, por lo que hay que aplicártelo cada 2 horas, además es aproximadamente el tiempo que dura el efecto.

Aftersun para acabar. Tras acabar el día de sol, y después de una buena ducha, tu mejor aliado es el aftersun, perfecto para conservar tu belleza y calmar la piel tras la exposición a los rayos UV.

Pequeños y ancianos, también con protección

No te centres solo en ti. La piel de los niños y la de los ancianos tiene más riesgo de sufrir daños si no se trata adecuadamente. Para empezar ponles crema de un factor muy elevado. No expongas a los niños al sol entre las 11 horas y las 16 horas, el período donde los rayos UV inciden con mayor ferocidad.

Y si de todos modos notas que en tu piel aparecen pecas o manchas que no deberían estar ahí, no dudes en acudir a los especialistas para tratar el problema y evitar que trascienda.

Ya lo sabes, si vas a disfrutar de un gran día en la playa, o si vas a trabajar al aire libre, no te separes del bote de crema protectora, tanto para ti como para los tuyos.

Cómo combatir una ola de calor durante el embarazo

Cómo combatir una ola de calor durante el embarazo

El aumento de las temperaturas en verano puede afectar de manera directa a las embarazadas. Algo que puede ser mucho más acusado cuando estamos hablando de una ola de calor. Por ello, en este periodo tienes que tomar una serie de medidas para que el embarazo continúe por el camino correcto y no afecte a tu salud.

5 aspectos a tener en cuenta en verano durante tu embarazo

La deshidratación es una de las afecciones que más se producen durante el embarazo. El aumento de las temperaturas y las necesidades que tiene el feto hacen que la ingesta de líquidos, principalmente agua e infusiones, tenga que ascender a los 2,2 litros según el Observatorio de Hidratación y Salud. Además, una correcta hidratación te mantendrá protegida de otras dolencias como el estreñimiento, propio en las gestantes, y las posibles infecciones de orina.

Durante el embarazo, no es un secreto que tu alimentación tiene que adaptarse de la manera correcta, más si cabe durante el verano. De ahí que la base de la misma deba estar compuesta por frutas de temporada, verduras y hortalizas. El objetivo de este bloque de alimentos es aportar hidratación, así como vitaminas y minerales. Los frutos secos, y algún que otro lácteo de manera esporádica, son buenas alternativas para estar saciada, tomar la cantidad suficiente de calcio y no tener sensación de pesadez.

Las insolaciones y la aparición de manchas en la piel, conocidas como melasmas, son una constante en las embarazadas durante el verano. Esto hace que debas evitar las exposiciones directas al sol en las horas centrales del día. Asimismo, se recomienda protegerse con sombreros o gorros así como aplicarse de manera frecuente, varias veces al día, una crema protectora solar del factor adecuado.

Otra precaución que debes tener durante el verano tiene que ver con los baños que puedas llevar a cabo tanto en la playa como en la piscina. El calor hace que sea muy complicado resistirse al frescor del agua de estos emplazamientos. Sin embargo, las infecciones vaginales en esta etapa de la mujer son bastante frecuentes sobre todo cuando se ha desprendido el tapón mucoso, el cual, sirve de protección al cuello uterino. El problema es que este desprendimiento, a partir del octavo mes, no siempre se detecta por lo que tienes que estar muy pendiente para saber si es conveniente o no darse un baño. De no poder disfrutar de la playa o de la piscina, siempre puedes mojarte el cuerpo con agua sin necesidad de bañarte.

Y siempre, sin excepción, tendrás que vestir con las ropas más ligeras y frescas posibles ya que la sensación de pesadez durante el embarazo aumenta en verano. De este modo, podrás disfrutar algo más de una estación del año realmente complicada en esta fase de la mujer.

Cómo evitar la alopecia en las mujeres

Cómo evitar la alopecia en las mujeres

La alopecia es un problema que muchas personas sufren a lo largo de su vida. El efecto de falta de pelo puede suponer un problema físico y psíquico para el individuo que lo sufra. La pérdida de pelo no implica que desaparezca la belleza de la mujer o del hombre. Si es tu caso, probablemente, pensarás que la pérdida de cabello afecta al aspecto físico. En especial, si eres mujer. No obstante, en este post queremos explicarte en qué consiste la alopecia y cómo se puede dar solución a este problema.

La alopecia androgenética o calvicie común suele estar más presente en las mujeres que en los hombres. Casi el 50% de las mujeres padece la falta de pelo, en mayor o menor intensidad, a partir de los 50 años de edad. Otro tipo de alopecia es la frontal fibrosante, cuya pérdida de pelo aparece desde la frente y va actuando hacia atrás. Este tipo de pérdida de pelo, a veces, puede afectar también a la zona de las cejas. En esta, en concreto, la posibilidad de cura es casi imposible. Por eso, es recomendable que vayas al médico, si empiezas a notar algún síntoma. La alopecia androgenética de las mujeres es diferente a la del hombre. Este problema ya no solamente afecta a la testosterona, sino también a la enzima 5aR tipo II y los receptores de andrógenos en los folículos pilosos.

Tratamientos y soluciones para la alopecia de las mujeres

Existen diferentes medicamentos o tratamientos para la pérdida de pelo en las mujeres. La Finasterida, por ejemplo, es un medicamento antiandrógeno, es decir, que actúa contra las hormonas masculinas del pelo de los hombres y evita la conversión periférica de testosterona. Para empezar, este tratamiento tiene muy pocos efectos secundarios, por lo que su utilización no te afectará de manera considerable. De todas formas, debes tener diferentes aspectos en cuenta, sobre todo, si eres mujer. Pero, si estás embarazada, este tratamiento no es adecuado para ti, ya que puede afectar al feto.

Otro medicamento es el Minoxidil, un tratamiento tópico, para hombres y mujeres, el cual no necesita receta. Según estudios realizados con este medicamento, el Minoxidil funciona mejor si la falta de pelo es en la coronilla. Con los avances médicos, este tratamiento ya se puede encontrar en espuma o mousse, para que la aplicación sea fácil. En cuanto a los inconvenientes de este medicamento, destaca su aplicación continua (dos veces al día, como mínimo), lo que puede cansarte de estar pendiente de su aplicación. Y, por otra parte, cuando te aplicas Minoxidil, no te das cuenta de la cantidad ni de la zona donde lo aplicas de manera exacta y esto puede producirte un crecimiento de vello en lugares no deseados.

Ayuda a la salud de tu bebé practicando yoga post natal

Ayuda a la salud de tu bebé practicando yoga post natal

El yoga está a la orden del día. Tanto mujeres como hombres lo practican casi a diario, aunque en ocasiones muchas mujeres dejan de hacerlo cuando son madres, ya sea por falta de tiempo, por agotamiento o porque creen que su cuerpo ya no está preparado para tal ejercicio.

Pero lo cierto es que tener hijos no tiene por que ser una excusa para dejar de ejercitarse, y menos aún, cuando se puede hacer con ellos también.

El yoga con bebés ayuda a su salud y mejora el vínculo madre-hijo

Mucha gente adulta usa el yoga para meditar y aprender a controlar los nervios y el estrés. Un bebé está sometido a un estrés constante debido a que todo es nuevo para él y no es capaz de expresar lo que necesita, siendo el llanto su único recurso. Pues bien, gracias al yoga, el bebé va a poder relajarse también, lo que favorecerá la expulsión de los gases e incluso podría mejorar su respiración.

La salud de la madre también mejorará, pues la práctica de yoga va a ayudarte a recuperarte del parto, tanto si ha sido natural o por cesárea, aunque tendrás que preguntar a un profesor de yoga por las posturas más adecuadas para que no produzcan dolor.

Y no solo es beneficioso para la salud, sino que también ayuda a crear y fortalecer un vínculo vitalicio entre madre e hijo. Puede que pasen todo el día juntos, pero si durante 45 minutos o una hora están centrados tan solo el uno en el otro sin cualquier otra distracción, sin duda generará confianza entre ellos, y se notará con el paso de los días.

Que no te asuste ir a clases de yoga post natal, porque los bebés están preparados para ello desde bien pequeños. Eso no significa forzarles en posturas aptas para adultas, sino que desde pequeños poseen una elasticidad que les permite realizar posturas que en su día a día seguramente harán, pero que en la clase enseñan a como hacerlas bien y acompasadas con la respiración.

Aunque si tu hijo es aún muy pequeño, siempre puedes preguntar a un instructor de yoga por algunas posiciones que tú puedas realizar sosteniendo a tu hijo en brazos para amamantarlo, por ejemplo.

Anímate a probar con el yoga en familia, no importa si lo has practicado antes o no, lo importante son las ganas de practicarlo. Verás que es mucho más sencillo, divertido y sobre todo saludable de lo que te puedes llegar a imaginar.

Ya lo sabes, visita el centro de yoga más cercano y pregunta por las clases para madres e hijos y no dudes en apuntarte a la próxima. No te arrepentirás y disfrutarás con tu bebé.

Cuida tu pelo este verano

Cuida tu pelo este verano

Tener una melena sana, fuerte y brillante es uno de nuestros objetivos de belleza. Pero, a veces, cuanto más tratamos de mejorar su aspecto a nivel estético, más empeoramos su salud. Secador, plancha, tenacillas, productos químicos… Las agresiones externas sobre nuestro pelo son numerosas y diarias; más aún ahora que llega el verano.

Durante todo el año, debemos prestar atención a la hidratación de nuestro cabello y esforzarnos por darle un respiro de vez en cuando. Sin embargo, es en la época estival cuando debemos multiplicar ese cuidado para evitar que tengamos que cortarlo por lo sano cuando llegue septiembre.

Cómo cuidar nuestro pelo

El cuidado siempre empieza desde dentro. Llevar una alimentación equilibrada y beber la suficiente agua serán condiciones imprescindibles para la salud de nuestro cabello y, por tanto, para su apariencia. No obstante, existen algunos consejos que podemos poner en práctica en nuestro día a día para protegerlo de las agresiones externas:

1. Olvídate del secador y la plancha: Las altas temperaturas dañan seriamente nuestro pelo, provocando que se rompa, se debilite o se caiga. Siempre que puedas, deja que se seque al aire libre.

2. Aplica acondicionador y mascarilla después del lavado, pues es importante aportar hidratación extra. Eso sí, elige el producto que mejor se adapte a tu tipo de pelo, pues no todos son iguales.

3. Procura no lavarlo todos los días: el exceso de champú puede engrasar la raíz y, sin embargo, provocar que el cabello se caiga y tenga un aspecto más seco y sin vida.

4. Utiliza un exfoliante capilar. El cuero cabelludo proporciona los nutrientes que nuestro pelo necesita para crecer fuerte y sano. El exfoliante para el pelo eliminará las impurezas que deja el propio champú, el resto de productos que aplicamos o incluso nuestras manos. De esta forma, favorecerá su crecimiento y evitará la caída. Puedes elaborarlo de forma natural y será suficiente con que lo uses cada 15 días.

5. No lo cepilles en exceso. Si no quieres provocar su caída, con que lo peines unas pocas veces al día de forma suave, será suficiente.

Un cuidado extra en verano

El sol, el cloro, la sal o el mismo viento son perjudiciales para la salud de nuestro pelo. Es inevitable sufrirlos en verano, pero sí es posible mitigar sus efectos si tenemos cuidado. Utilizar protector capilar o sombrero en la playa, recoger el cabello en una trenza, aplicar una buena mascarilla hidratante, dejar que se seque por su cuenta o enjuagarlo siempre con agua dulce después de un baño en el mar, son algunos de los hábitos que debemos adoptar para evitar el pelo seco o dañado.

Porque, si queremos, no cuesta tanto que nuestra melena vuelva intacta estas vacaciones.

 

Descubre los beneficios de fortalecer tu suelo pélvico

Descubre los beneficios de fortalecer tu suelo pélvico

Sabes perfectamente que ya no somos tan jóvenes como hace unos años, pero eso no quita que nos guste estar perfectas de salud, en buena forma y con una figura envidiable ¿cierto?

Lo bueno de todo es que tú sabes cómo seguir joven a pesar del paso de los años, eres una mujer lista que comprende y ha comprobado los beneficios que acarrea una buena alimentación y la práctica continua de un deporte adecuado.

Ahora bien, no puedes olvidarte de trabajar zonas específicas que son muy importantes para la salud general de tu cuerpo. Una de esas zonas es el suelo pélvico.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos que tienes entre el pubis y el coxis, tiene forma de hamaca, cierra la cavidad abdominal y sujeta la vejiga, la vagina y el recto. Es muy importante porque es lo que evita la salida de la orina y mantiene en equilibrio los órganos internos femeninos.

Si no se cuida el suelo pélvico, puede acarrear problemas de incontinencia de orina y gases, y aunque menos frecuentes, prolapsos y disfunciones sexuales.

Son varias las situaciones que pueden hacer que tu suelo pélvico acabe sufriendo este debilitamiento, como por ejemplo, un embarazo, el parto, la menopausia, por cirugías o, simplemente, a causa del envejecimiento.

Pero tranquila, no todo es tan malo como se pinta, siempre tienes una solución fácil para prevenir estos posibles problemas futuros: el ejercicio.

Cuando trabajas el suelo pélvico comienzas a ver los beneficios en tu cuerpo y en tu salud:

Evitas la posible aparición de episodios de prolapso, evitando que el útero y la vejiga desciendan hacia el exterior.

Trata y previene la incontinencia urinaria.

Hace más fácil el parto y su posterior recuperación, ya que al tener esta zona bien fortalecida, dar a luz será menos doloroso y su recuperación mucho más sencilla.

Mejorará tu vida sexual, aumentará el placer, tus orgasmos y la calidad de tus relaciones sexuales.

– Se reflejará en una postura más correcta de tu cuerpo, evitando problemas de columna y logrando un abdomen bien firme.

Te preguntas qué tienes qué hacer para lograr todos estos beneficios ¿verdad?

Los conocidos ejercicios de Kegel, consistentes en una serie de ejercicios que contraen de forma voluntaria la musculatura del suelo pélvico. Los tan utilizados yoga o pilates con un ejercicio tan básico como hacer el puente sujetando un balón entre las piernas, realizar abdominales hipopresivos o incluso algunos juguetes eróticos como las bolas chinas, te ayudarán de forma sencilla a activar el transverso abdominal, mejorando notablemente tu suelo pélvico.

No descuides esta parte tan importante de tu cuerpo, tan solo has de añadir unos cuantos ejercicios a tu rutina deportiva y a tu día a día. Tu salud te importa, y mucho.

Feliz ejercicio.