Recuperar la línea después del embarazo se ha convertido en una obsesión para muchas mujeres, ya que, como se ha demostrado, no es necesario que debas renunciar al cuerpo que tenías antes por el hecho de haber dado a luz. Pero, si aún estás embarazada o estás pensando en tener un bebé, antes de pensar en el post parto y cómo recuperar la línea, debes conocer los beneficios que aportan los ejercicios de tonificación preparto para tu salud y la de tu pequeñín.

Ventajas de ejercitarse durante el embarazo

Antes de nada, para no correr ningún riesgo, es necesario acudir a un experto y realizar las pruebas que sean necesarias para no dañar el feto. Un mal movimiento o golpe, o el sobresfuerzo, pueden causar daños en el bebé, por eso, es vital que un experto nos asesore y nos diga cuáles son los mejores ejercicios para realizar durante el embarazo.

Según los expertos, basta con media hora de ejercicios leves al día para tonificar y mantener la salud. Los beneficios que aportan son múltiples:

-En primer lugar, reduce el riesgo de padecer diabetes gestacional, una rara enfermedad que solo afecta a un 4% de las mujeres embarazadas, y que se puede evitar llevando una dieta saludable y ejercitándose de forma correcta.

-Otra ventaja es que ayuda a evitar la obesidad postparto. Es absolutamente normal que las embarazadas aumenten de peso, la cantidad normal oscila entre los 9 y 15 kilos, pero para evitar problemas de salud debes procurar no aumentar mucho más.

-Hay ciertos ejercicios para piernas que evitan la aparición de varices y calambres tan comunes durante el embarazo.

-Los ejercicios que fortalecen y tonifican el tronco inferior, ayudan a preparar el momento del parto, ya que, si tienes más fuerza y resistencia, empujarás de manera más eficaz.

-El ejercicio también es bueno para nuestra salud mental, el deporte reduce el stress y la ansiedad. Además, previene la depresión postparto.

-Otro beneficio destacable es que te ayuda a sincronizar la respiración para cuando llegue el momento de dar a luz.

-Por último, evita dolores y molestias típicas como el dolor de espalda, los daños en las articulaciones y los problemas musculares, ya que, se reduce el impacto que el cuerpo sufre al aumentar de peso bruscamente.

Ejercicios beneficiosos para la salud de mujeres embarazadas

Como ya hemos señalado, es importante acudir a un experto para poder planificar este tipo de ejercicios, ya que, cada persona es un mundo, y por eso la dieta y el entrenamiento deben ajustarse a su condición.

Los ejercicios que los expertos recomiendan son siempre de una leve intensidad, como la natación, yoga, pilates, caminar o hacer bicicleta estática (para evitar caídas o golpes). Incluso, en los primeros meses, puedes permitirte ejercicios de tonificación como las sentadillas, y así seguir luciendo una línea envidiable.