En estas fechas en las que comienza a hacer bueno y las vacaciones dan comienzo, asoman un sinfín de posibilidades para hacer turismo en diferentes partes del mundo y con una gran variedad de planes. Pero si hay algo que diferencia a los españoles del resto de europeos es su pasión por la comida. ¿Y qué tal si se junta todo en un solo programa? Te ofrezco un itinerario a través de España haciendo parada en los restaurantes más emblemáticos y originales que tengan estrellas Michelin. Por supuesto, se trata de una propuesta con aquellos templos de la gastronomía que sean originales y que estén ubicados en ciudades cosmopolitas.

La Guía Michelin nació en 1900 de la mano de André y Edouard Michelin y recoge todos los hoteles y restaurantes de Europa merecedores de este galardón por su cocina goumet y puede repartir 1, 2 ó 3 estrellas.

Un recorrido por la constelación Michelin

La primera parada del viaje es en Bilbao con el restaurante Mina. Es un precioso local situado en el muelle de Marzana del casco histórico de la villa, frente al emblemático Mercado de la Ribera y junto a la famosa Ría de Bilbao, que corta en dos esta ciudad. El chef Álvaro Garrido crea sensaciones a través de sus originales platos y hace que los recuerdos estallen en la boca durante toda la degustación.

La segunda parada es en el estrellado Lasarte en Barcelona, pero sin abandonar los aires vascos, pues es Martín Berasategi quien sorprenderá con un menú degustación que le ha hecho ser el primer restaurante con tres estrellas Michelin de la urbe catalana. Este restaurante está situado dentro del Hotel Condes de Barcelona en el Eixample, creando un ambiente cálido para el visitante.

Y de un salto, uno se planta en la capital del Estado y se transporta de la cocina creativa a la cocina japonesa de la mano de Ricardo Sanz en el Kabuki Wellington en el privilegiado Barrio de Salamanca. Este chef con una estrella es de los mejores preparando comida japonesa e incluye como novedad en sus postres a uno de los mejores pasteleros, Oriol Balaguer.

Y para llevarse a la boca un sabor más castizo, es parada obligatoria el restaurante El Bohío con Pepe Rodríguez al mando, que funde la tierra y la tradición en una cocina de vanguardia ganadora de una estrella Michelin, donde el pisto o el guiso de atún son platos fundamentales.

El viaje termina al calorcito del Puerto de Santa María (Cádiz), con los sorprendentes platos de Ángel León, que ha hecho ganar dos estrellas al Aponiente con su innovación en la cocina basada en el mar, introduciendo plancton entre otros elementos en sus platos.

¡Abróchate el cinturón y prepara tu paladar para las más exquisitas degustaciones!